Érase una vez, hace mucho, mucho tiempo…

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el origen de la barber pole, o poste de barbero que hay en la entrada de las barberías?

Pues si la respuesta es que no, te proponemos en este artículo un viaje a través de la historia. Seguro que te sorprenderás cuando conozcas sus inicios y la evolución que ha tenido a lo largo del tiempo. ¡Cualquiera lo diría! Así que sin más , vamos a conocer la historia que hay detrás de estos misterios postes que se han conservado y traspasado como distintivo de las barberías a través de los siglos.

Como habrás visto, el poste de barbero es una señal hecha con un poste o asta con hélice a rayas, que se encuentra en la entrada de las barberías y que generalmente es blanca, azul y roja, fija o giratoria a través de un motor eléctrico. Obviamente la nuestra está customizada, no iba a ser menos para nuestros ideales de exclusividad. Es la que marca que dice que el local es una barbería.

Pues bien, estos postes parece que datan de época muy antigua, algunos lo remontan a la Edad Media y está asociado, nada más y nada menos, que a las labores que tenían antaño los barberos como extractores de sangre, de dientes y cirugías. Efectivamente, en época antigua apenas se distinguía la profesión del barbero del médico.

El origen de las rayas…

Debido a ello, las rayas del poste de barbero serían en su origen los vendajes ensangrentados enrollados sobre un palo, de ahí que fuesen rojos y blancos, indicando que allí se hacían sangrías. Estarían completados con una palangana de bronce en la parte superior y otro recipiente en la inferior, de ahí esa especie de capuchas finales, que en su situación inicial eran los recipientes donde se guardaban las sanguijuelas y donde se recibía la sangre, respectivamente. El propio poste era el que utilizaba el cliente –paciente para agarrarlo con fuerza y que la sangre fluyese.

Existen datos históricos concretos como el Concilio de Tours, celebrado en 1163 en el que se prohibió la práctica de la cirugía al personal de la Iglesia, y desde entonces los médicos se separaron de los que eran cirujanos y barberos. En cuanto a estos dos gremios, la Hermandad de san Cosme y San Damian, de 1210, clasificaba a los cirujanos académicos como los de largos ropajes y barberos cirujanos los de ropajes cortos.

A medida que pasaba el tiempo los postes reales se fueron convirtiendo ¡por fín! En sólo postes pintados, y las prácticas médicas de los barberos se fueron limitando con el auge de la ciencia y la separación, cada vez más, de los médicos de carrera.

Según opinan algunos autores, el color azul añadido de los postes actuales, no es más que una moda que empezó en Estados Unidos en honor a su bandera y que terminó perpetuándose en el tiempo hasta ser el distinto de “casi “ la totalidad de los postes de barberos también en el resto del mundo. Pero otros dicen que puede ser una integración, pues en época antigua el poste azul y el rojo separaban a los barberos de los cirujanos, respectivamente, en países como Inglaterra.

Y esta es la historia de los postes de barbero que puedes ver en la entrada de muchas barberías actuales. Cualquiera diría que su historia es tan antigua y curiosa ¿No crees?

Pero no temas, nuestro barber pole o poste de barbero no es rojo y blanco sino blanco, azul y oro. Su simbología no se basa en la antiquísima tradición de las extracciones de sangre sino en que fluyan la elegancia y buen gusto, de ahí que también sea giratorio.

Pedir cita